Piercing surface

Artículos Mas Leídos

Publicado el 6 de febrero de 2012

Piercing surface, un piercing de superficie

Entre fines de la década de los 70 y principios de los 80, el underground dio a luz un nuevo estilo en piercings, que alcanzaría su auge a fines de los años 90, este es el piercing surface, un piercing de superficie.

Este tipo de piercing que requiere de aretes específicos, fue adoptado principalmente por las mujeres, que buscaban ampliar sus horizontes eróticos y estéticos. Esta variante del arte corporal es más extrema que sus predecesoras y no se deja intimidar por cuestiones pequeñas como el dolor y los riesgos para la salud, rayando con el masoquismo.

Dentro del piercing surface podemos destacar algunas variedades: piercing corsé, piercing Madison, piercing tragus vertical, piercing puño, piercing pezón, piercing vientre, piercing cadera, piercing cuello, piercing nuca. Describiremos algunos de estos piercings y sus aplicaciones.

Piercing surface

Los piercings surface y sus características

Piercing corsé:

Este piercing es una imitación de la lazada de los corsés antiguos. Se lleva en la espalda y se logra insertando dos líneas de argollas paralelas, como los corsés de tela. Puede ser temporal o permanente. El temporal se coloca y se extrae en poco tiempo, antes de la cicatrización completa, de modo que podemos eliminar casi totalmente la cicatriz. Si es permanente, se aconsejan argollas antialérgicas.

Para realizar este piercing se emplean aros de acero quirúrgico o teflón, para el piercing permanente. Y los aros tipo BCR, para corsé temporal. La cicatrización toma entre 9 y 18 meses, de acuerdo a cada persona y los cuidados que mantenga. Con este tipo de piercing se debe tener especial cuidado al vestirse, bañarse y debemos elegir tejidos que no se enganchen.

Piercing Madison:
Este piercing se realiza en el cuello o sobre la clavícula y puede ser horizontal o vertical. Su nombre proviene de Madison Stone, la primera famosa que lo utilizó.

Los aros aconsejados para este piercing son los broches o barbells de acero quirúrgico, antialérgico o bio-compatible de teflón. No se recomiendan los BCR, por provocar rechazos frecuentes. Se pueden utilizar implantes transdérmicos. La cicatrización toma de 9 a 18 meses y varía con cada sujeto. Deben evitarse los enganches.


Piercing tragus vertical:

Este piercing se ubica sobre el tragus del pabellón de la oreja. Es muy doloroso y suele provocar rechazo. Por eso no es uno de los favoritos.

Los aros más recomendados son las varillas de surface y los broches. El teflón no es muy usado para esta zona. Tarda tanto tiempo como los demás, de 9 a 18 meses, pero tiene riesgos adicionales debido a los rechazos. Debemos ser muy cuidadosos con los enganches en la ropa y los golpes, pues pueden provocar una infección.

Piercing de puño:
Para colocar el piercing de puño se debe atravesar la piel del puño o la que está bajo el antebrazo. Este es un piercing conflictivo debido a su ubicación que suele irritarse con facilidad y que recibe el movimiento permanente.

Se realiza mediante broches o barbells con varillas flexibles de teflón. Es ideal para hacerlo en titanio (porque no contiene níquel). Debemos comenzar con una varilla larga al agujerear y cambiarla por una corta cuando cicatrizó. La cicatrización lleva aproximadamente dos semanas, aunque puede tardar de 6 a 7 meses. Se debe evitar el roce de la ropa.


Piercing de pezón:

Este piercing requiere de agujerear el pezón horizontalmente, pasando por debajo preferentemente. Hay distintos tipos de piercing: BCR (anillos) o barbells, preferentemente de titanio para evitar infecciones, que en dicha zona son frecuentes.

La cicatrización tarda entre dos y cuatro meses. En caso de embarazo, es conveniente retirar el piercing y no volver a colocarlo hasta finalizar la lactancia.

Aún no hay comentarios, se el primero!

Dejar un nuevo comentario

Sitios Recomendados